Pau Silenci Natura
white_30.png
logo-mascalliques-2-trans.png

El Pueblo

Rupit y Pruït

Entre las comarcas de Osona, la Garrotxa y la Selva, encontramos el Collsacabra, también conocido como cabreres, un espectacular paraje natural de una belleza incomparable.

Entre riscos majestuosos, bosques con una gran diversidad de flora y fauna y prados salpicados de masías, encontramos Rupit y Pruit (Osona, Barcelona).

Rupit, una joya de origen medieval con calles empedradas y casas rústicas de los siglos XVI y XVII, con su característico puente colgante de madera, ha sabido mantener su personalidad y espíritu, convirtiéndose así en uno de los pueblos más bellos de Cataluña .

Y Pruit, un conjunto diseminado de masías que representa un ejemplo de cómo vivir de la tierra respetando sus ciclos vitales.

Cientos de caminos que invitan a perderse para reencontrarse.

Por doquier, encinas, abetos, abedules, hayas y robles, arroyos que brotan de rocas imponentes y prados de un verde que sólo se consigue sumando al trabajo del hombre el de la naturaleza.

Y para el observador paciente, una variedad de fauna que hace enmudecer por su majestuosidad: águilas, corzos, tejones, buitres ...

El Collsacabra, Rupit y Pruit, espectáculo para los sentidos y alimento para el alma.

 El Paisaje del Collsacabra ofrece un equilibrio perfecto entre la grandiosidad geológica y la escala humana.

En su centro encontramos RUPIT, entre los riscos de Aiats y la Garrotxa, a 845 metros de altitud.

 Al abrigo de la peña rocosa donde se asientan los restos del castillo, Rupit mantiene la hegemonía medieval que lo hace atrayente: calles adoquinadas, casas rústicas de los siglos XII, XVI y XVII, el peculiar puente colgante de madera, la iglesia barroca de San Miguel.

 A pocos kilómetros, un conjunto diseminado de masías, conocido con el nombre de PRUIT, evoca los tiempos en que la riqueza iba ligada a la tierra.

RUPIT y PRUIT, se fusionaron en 1977.